Cuotas musicales en la radio

Me llamó la atención la  aparición de este grupo en Facebook, una inicativa de AIE, ACAM y el sistema de radios de la UCR.  La apelación es pedir mayor contenido local en las radios (y presumiblemente en la televisión también), en miras de un aumento en el interés por la música generada en nuestro país

En el mismo instante estaba buscando información sobre cuotas de música local en las radios, una cuota es una política impuesta por ley, donde un porcentaje de programación de radios debe ser de música local. Estas políticas existen en varios países como Filipinas, México, Nigeria, Francia, Israel, Irlanda, Sudáfrica, Jamaica, Reino Unido, Australia, Canadá y Nueva Zelanda (Busquen en Wikipedia) e incluso en Guatemala.  Básicamente la idea es que a través de estas cuotas, la cultura local no quede opacada por la capacidad comercial fuerte que tiene la música producida en el extranjero.

Ahora bien, revisemos el caso de Guatemala.  En Guatemala, la Ley de Radio-comunicaciones establece:

Artículo 33 (Artículo 12 del Decreto 33-70 del Congreso).—Las estaciones de radio y televisión están obligadas a contribuir al desarrollo del arte radiofónico nacional, para lo cual deben incluir en su programación la actuación de artistas nacionales. El reglamento de esta ley normará todo lo relativo a esta disposición.

Artículo 34 (Artículo 13 del Decreto 33-70 del Congreso).—Las empresas de radio a que se refiere el artículo anterior, deben contribuir, así mismo, a la difusión de la música nacional, incluyendo en su programación diaria un mínimo de veinticinco por ciento de piezas de compositores nacionales, haciendo alusión al nombre de su autor y a su calidad de guatemalteco.

Según un dato que me dieron (comunicación personal) y que tengo que verificar, esta ley (promulgada en  1980) es considerada una de las razones del impulso que tuvo en esa década la música de Guatemala. Ejemplo notorio es el grupo Alux Nahual que incluso alcanzó Disco de Oro en Centroamérica (más de 5000 copias vendidas) por varios discos en los 80s y 90s. Incluso Alux Nahual tenía sencillos de más de seis minutos que eran transmitidos en radio. Esta ley, en principio, dio impulso a la escena musical en Guatemala, y sería interesante hacer un estudio formal de caso para ver las implicaciones que ha tenido desde entonces en la escena musical Guatemalteca.

El caso de Gualtemala y otros países demuestran algún impacto de estas cuotas en el mantenimiento de la música local.  Pero por otro lado, existen estudios que indican que por el contrario [2], cuotas de música nacional reducen la capacidad de las estaciones de divergir, y reduce la diversidad en las radios y por ende un impacto negativo en potenciar la música local.  Pienso que aunque esto puede ser cierto, en especial en un país pequeño como el nuestro, dado que la aplicación de una ley de cuotas de programación sería igual en todas las radios, no existe razón alguna por la cual las empresas que pagan publicidad en radios dejen de hacerlo, y que más bien la competencia por diversificar el contenido seguirá siendo un reto similar al que enfrentan en este momento las radios.

La cuotas causan algunos otros conflictos, en Australia por ejemplo, a pesar de cuotas, las radios transmiten la programación local en horas que no son “prime time” o concentran su programación con artistas ya establecidos y hits clásicos, dando poco espacio a los artistas emergentes. Esto puede suceder acá. Rápidamente podríamos estar inundados de música que no necesariamente representa la escena local (otra vez la palabra “patas”) y que además no está relacionada con lo que el público general pueda interesarle. Sin embargo si es una política sostenida, las producciones musicales serán más enfocadas y de mejor calidad y de a poco la música como tal será más fuerte que cualquier otra cosa.

Otro punto importante, es que el contenido de las radios en países desarrollados viene de sellos disqueros (grandes, sus filiales e independientes) y no directamente de las bandas y artistas.  Los sellos disqueros son los que en principio controlan la calidad y aseguran que el contenido sea categorizado en música comercial para prime time y música más “underground” que podría ser transmitida a otras horas. Ellos además garantizan un flujo costante de nuevos lanzamientos y contenido adicional (videos, sesiones en vivo, etc), que dan mayor valor al contenido local que es transmitido en la radio y que las radios pueden obtener de primera mano. En esto también, por parte del gobierno, deben haber políticas concretas para poder estimular la creación de sellos disqueros locales que puedan potenciar y dar forma a la gran cantidad de artistas y bandas que aparecen cada año en el país, y estimular becas de estudios en producción musical, comercialización musical y cualquier otro aspecto relacionado a desarrollo de la industria de la música.

Al final, debe haber estrategia y planeamiento, la música puede y debe ser parte del desarrollo de la nación, y todos los actores involucrados: artistas, sellos, instituciones de gestión, gobierno y las mismas radio y television,  deben participar para lograrlo.


[2] C OMMERCIAL  BROADCASTING AND LOCAL  CONTENT  The Economic Journal, 116 (April), 605–625

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuotas musicales en la radio

  1. Mauricio dijo:

    Brillante! Me encantó leer esto.
    Saludos, Mauricio Villalobos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s