Nuestros derechos sobre nuestras obras

Por falta de tiempo no he podido escribir nada, pero ya a partir de ahora escribiré cada semana.

Desde hace días, y por estar tratando de consolidar el sello disquero,  he estado estudiando y analizando aspectos de propiedad intelectual, y licenciamiento de música. Debido a esto, nos hemos reunido tanto con directivos de ACAM como con representantes de Creative Commons en Costa Rica,  para tener claro las opciones que puedan ser mejores tanto para el artistas, como para consolidar una industria musical local alternativa. También participamos del taller organizado por el ministerio de cultura con la Dra. Alejandra Castro, experta en propiedad intelectual, un muy buen taller del cual aprendí mucho.

Después de todo esto, lo que es definitivo es que  toda producción intelectual deben ser registrada de alguna manera, y que los derechos de aquellos creadores deben ser protegidos y reconocidos cuando así lo deseen. Además que el autor debe ser quién decide que tipo de uso o usos se le puede dar a su obra. No se trata de proteger propiedad intelectual en beneficio de una industria, se trata de que los autores tomen una decisión de cómo quieren que sus obras sean utilizadas en la nueva  era de lo digital y del Internet.

¿Que hay que hacer?

Sin, ser experto en el tema, para mi la mejor opción es un híbrido entre Creative Commons y ACAM. ¿Como hacerlo?

  1. Delarar (registrar), en registro nacional, la autoría de las obras musicales,
  2. Luego registrar en ACAM para proteger las obras de usos comerciales y recibir regalías por la difusión comercial del material, y
  3. También registrar con Creative Commons, para licenciar usos no-comeriales y permitir el uso libre, con fines no comerciales,  de las obras musicales (preferiblemente exigiendo atribución de los créditos).

La idea es esta, por un lado es beneficioso registrar con creative commons para usos no –comerciales, pues es posible la utilización de la obra en Remixes, videos de usuarios en YouTube, y películas no comerciales, en fin, un número grande de posibilidades que todas probablemente terminan en Internet. La ventaja es que se genera contenido sobre sus bandas o obras musicales y de esa manera pueden generar interés sobre su música en cualquier parte del mundo de manera rápida.  Por otro lado, cuando se utiliza comercialmente sus obras, entonces entes de gestión como ACAM, pueden recolectar lo que les corresponde, y de esa forma segurarse regalías con usos comerciales de sus obras.

¿Entonces para que el registro nacional?, esto tiene carácter declarativo, es decir, al registrar su obra allí queda de forma definitiva registrada una fecha, lugar y autoría de la creación musical. Esto puede ser práctico en el caso lamentable que alguien intente utilizar sus composiciones como si fueran propias.

Para registrar las obras musical es en el Registro nacional, pueden visitar su página Web para buscar información. En principio deben llevar un CD con las piezas, y llenar un formulario como este, con el material de respaldo allí indicado.

En ACAM deben simplemente llenar un formulario por canción y no hay que pagar nada.  En este link hay más información sobre lo que significa ACAM y cual es el rol de esta ONG (organización no-gubernamental) como ente de gestión.

En el sitio de Creative Commons encontrarán información sobre que significa esta iniciativa, y como registrar sus piezas con ellos para otorgar licencias.  Ellos tienen varias opciones para licenciamiento, y a mi parecer son todas válidas y decisiones de  el autor.  Incluso si quieren permitir usos comerciales de manera libre, podrían existir varias razones por las cuales hacerlo. No está demás mencionar el ejemplo del software libre, que al otorgar usos comerciales y potenciar una economía de intercambio, permitió una posterior explotación comercial de varios productos.

¿ACAM y Creatives Commons?

Lo  bueno es que en realidad no existe ningún conflicto entre registrar en ACAM y en Creative Commons.  ACAM para derechos comerciales y CC para no-comerciales y listo, lo han hecho varios artistas y legalmente no existe ningún conflicto. Claro, en Estados Unidos, ASCAP (una especie de ACAM de allá),  se ha puesto a la defensiva con respecto a CC y de manera casi absurda.  Esta nota aclaratoria de Lawrence Lessig con respecto a la crítica de ASCAP a CC, es una buena lectura y los pone en perspectiva de cómo va esa discusión en ese país. Acá, ACAM no tiene ninguna posición formal al respecto, pero a mi parecer tampoco tienen una opocición fuerte, y en realidad no es decisión de ellos tampoco, sino de los artistas. La ley provee las herramientas para que los autores decidan como otorgar derechos y libertades sobre su música.

Si quieren liberar sus obras para derechos comericales también, entonces recomiendo solamente Creative Commons.  Recuerden que CC es una organización sin fines de lucro, que otorga opciones de licenciamiento legítimas, y ACAM es una ONG (organización no gubernamental sin fines de lucro) de gestión.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nuestros derechos sobre nuestras obras

  1. J dijo:

    Interesante eso de la licencia dual, en el software ya existen licencia que funcionan como duales, es decir, si es para uso comercial tener que pagar, de lo contrario no hay problema, la unica condicion es conservar el credito del autor y en el caso del software si haces una modificacion, devolversela al autor para integrarla 🙂
    Pero esta muy cool el research, en todas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s